Homeopatía – Junio 1994 – Año 1 – N° 2

 

Doctor, ¿Se puede curar mi alergia?

 

Dr. Juan C. Pellegrino

Médico

Profesor Titular (de la A.M.H.A.)

 

Ésta pregunta es quizá la que con más frecuencia recibe el médico homeópata de un gran número de pacientes que sufren estos padecimientos. La alergia como manifestación de enfermedad, aparece en múltiples lugares ya sea la piel, aparato respiratorio, senos paranasales, aparato digestivo, etc.

Los pacientes alérgicos están desconcertados por una afección que les resulta difícil de explicar, tienen hábitos de vida normales, pero a ellos todo les hace mal.

Los más sensibles que los demás, los afecta más el frío, el cm polvo, los alimentos, los medicamentos y casi no hay nada que les siente bien.

Para colmo de males generalmente han hecho muchas consultas a especialistas, numerosos tratamientos y pocos resultados.

Cuando preguntan si la homeopatía los puede sanar lo hacen entre la desconfianza que provoca la reiterada decepción y la esperanza de encontrar un nuevo enfoque terapéutico.

Para creer hay que saber y ver resultados positivos en el tratamiento aplicado.

Quien piense que el fenómeno alérgico sólo tiene que ver con una predisposición y una sustancia externa que desencadena el proceso, se equivocará en el tratamiento. Con este esquema mecanicista, su terapéutica sólo tenderá a eliminar la sustancia supuestamente alergénica o a combatirla con el empleo de medicamentos de intensa acción como corticoides o antihistamínicos. Estos podrán tener una acción inmediata relativa pero que más tarde incidirán en una disminución progresiva de la salud M paciente. Aquí comienza la decepción, la pérdida de confianza, y la búsqueda de alguna otra alternativa médica para un tratamiento más efectivo.

La medicina homeopática es la alternativa más indicada.

En principio considera a la persona como una totalidad psicofísica, en la que la enfermedad alérgica es la resultante de un amplio número de causas. El médico homeópata tratará de saber cómo es el temperamento de cada paciente, su modo de ser, para saber qué lo afecta en su disposición a enfermar. Con frecuencia el desencadenante de la afección está relacionado con factores emocionales en distintas situaciones de vida. Se buscará conocer su modalidad climática, sus deseos y rechazos alimentarios, su modo de transpirar y de dormir, su lateralidad más predispuesta, etc.

Con todo esto se conocerá la personalidad del paciente, su individualidad, el porqué enferma así, con esas características peculiares, que hacen que ninguna enfermedad sea exactamente igual a otra. Como resultado de lo que se haya observado se podrá prescribir el medicamento homeopático que cada paciente necesite.

Medicamento natural, sin efectos secundarios, que no disfrazará la enfermedad y que curará al paciente en su manifestación clínica y en su, disposición.

Así ante la pregunta: "doctor ¿se puede curar mi alergia? Le respondo: sí, si usted es dispuesto a iniciar esta pro puesta médica, que hace imprescindible su colaboración para poder pesquisar la modalidad de los síntomas, 1 peculiaridad que permita de terminar el medicamento m indicado para iniciar el proceso curativo y su constancia hasta la recuperación posible.

 

Se permite la reproducción total o parcial, sin fines de lucro, mencionando la fuente.

 

www.jcpellegrino.com.ar

 

doctor@jcpellegrino.com.ar